Menú Cerrar

El Estado te cuida ¿O no?

Día tras día el mensaje se escucha por todos los medios masivos de comunicación, en todos los formatos existentes. Hablamos de publicidad oficial, mediante la cual el gobierno de turno comunica sus actos de gobierno. Algo que está previsto como una manera de mostrar que hace en su gestión. El mensaje que se escucha hasta el cansancio es «El Estado te cuida», «Quedate en casa» y otras órdenes/sugerencias desde el altar del poder hacia los ciudadanos de a pie.

Se repite tanto ese mensaje que me obligó a hacerme algunas preguntas ¿Por qué el Estado supone que debe cuidarme? En este tiempo de pandemia, donde el coronavirus es la vedette de las noticias hace más de tres meses. En todo este tiempo en Argentina hemos sido y somos bombardeados en cadena nacional a través de todos los medios sobre el gran peligro del Covid 19, que es real y preocupa a todo el mundo. Gastamos en alcoholes en gel, nos lavamos las manos a cada rato, nos mandaron a usar barbijos, luego tapabocas, pero también nos dijeron que no era necesario usarlo, hasta que se llegó a la convención de la obligatoriedad de se uso, y los ciudadanos lo usamos. Hay que reconocer que en algunos países el virus causó estragos, muchas muertes. Si consideramos esos lugares del planeta, leáse EEUU, Brasil, Italia, España, Francia , Alemania y alguno más, las cifras impactan.

En Argentina la cuarentena llegó temprano, la ciudadanía cumpió a rajatabla en el primer momento, que seguramente fue importante para que hasta el momento las cifras no sean tan preocupantes. Por si no nos había quedado claro, los medios taladraron las cabezas de los acuarentenados, nos transformamos en epidemiología, conocemos a los especialistas que deambularon por todos los canales. Pasaron días, semanas, meses y la población pasó de estar orgullosa de tener a un presidente que despuntaba el vicio docente con sus ya clásicas filminas que les encantaron a sus seguidores. » Que placer que tengamos un presidente docente, que nos explica en filminas», «Me da tranquilidad, le creo al presidente, es muy humano» y más frases de ese estilo podían leerse. Su popularidad aumentaba en las primeras semanas. «No me importa la economía, estamos cuidando a la población, cuidamos la vida de todos», decía el primer mandatario, incluso con aires de padre que da a entender que le debemos gratitud. Al pasar las semanas muchos de los negocios imposibilitados de trabajar y por ende facturar veían como su trbajo comenzaba a agonizar sin poder hacer nada, y cadadía que pasaba hundía más sus posibilidades. Entonces ahía comenzaron a preocuparse por la economía, a hacer malabares para afrontar gastos corrientes, sueldos a empleados. Así las pymes chicas. medianas y grandes fueron cerrando, despidiendo empleados. Pero el presidente insistía en cuidar la salud, se comenzó a enojar con periodistas que osaban preguntarle por la angustia generada por el encierro, con los que se atrevían a consultar por el curso de la economía. Se superaron los 90 días de cuarentena, principalmente en el gran Buenos Aires y la Capital Federal. Según datos oficiales en Argentina se contagiaron 50 mil personas en una población de 45 millones y fallecieron algo más de 1200 personas a causa del virus.

Consideraciones aparte de la forma de enfrentar la pandemia, se dijo en su momento desde el Estado que nos cuida, que la cuarentena serviría para poner en condiciones a los hospitales y clínicas, aumentando la cantidad de camas tanto en terapia intensiva como en camas en general. Pasaron más de 90 días y parece que no se alcanza el objetivo, por eso es muy proble que se extienda la cuarentena en la zona más poblada del país por temos a que colapse el sistema de salud argentino. Entonces lo que surge nítidamente es que gracias a este virus podemos ver cómo en todos estos años el estado que te cuida no logró tener un sistema de salud que pueda sostener una situación como la actual. Entonces este Estado ineficiente de muchos años, que gasta en tantas cosas superfluas, en cargos, sub cargos, asesores, ñoquis y miles de millones gastados en otros menesteres y no en lo prioritario. El estado no nos cuida, el estado distribuye mal los ingresos que provienen de los impuestos que pagan los ciudadanos.

Entonces me di cuenta que es fácil decirle «Quedate en casa» a la población, incuidos a quellos que ven cómo pierden sus negocios de años, mientras a aquellos que trabajan en el estado cada fin de mes se les acredita su sueldo sin inconvenientes. La pregunta que surge es simple, hasta cuando se puede sostener un enome Estado, con una emisión desenfrenada de pesos como única respuesta con tal de no tocar el presupuesto nacional.

Reconozco que me provoca admiración a aquellos que creen en ese modelo de Estado cada vez más enorme sostenido por un sector privado cada vez más raquítico que sostiene todavía con impuestos. Admiro ese acto de fe, de creer en ese realismo mágico de sostener que es el «Papá Estado» el que te salva, el que te cuida. Hay un detalle que nuca te cuentan, ese estado necesita del sector privado, que de seguir así es probable que colapse pronto, como los hospitales. Este Estado, en el que mucha gente trabaja a conciencia y sin el sueldo que merecen, desde hace años que viene superándose en su ineficiencia como para darse el lujo de afirmar que nos cuida. Desde ese Estado ya no pueden pedir más esfuerzos a los de siempre, mientras la clase política, judicial no han aportado un centavo de sus altos ingresos.

Otras publicaciones